UNIÓN SIN DESPEINARSE…

El equipo sanguillermino venció con comodidad a San Jorge de Brinkmann 82 a 59 en un partido que dominó desde principio a fin. Sobre el final ingresaron muchos pibes: Exequiel Villarreal, Jeremías Ordoñez, Manuel Riberi y Gustavo Calorio.

Unión fue paciente y eficiente. San Jorge extrañó demasiado a Cerutti, su gran goleador. Quizás en esas dos apreciaciones pueda definirse el partido de anoche en el que Unión de San Guillermo venció con holgura a San Jorge de Brinkmann. Ya desde el arranque mismo del partido el equipo de Gustavo Bertona impuso condiciones por sobre el de su hermano Claudio. En el primer cuarto se vio la capacidad ofensiva de uno y la anemia de otro. En la zona pintada Paz Duarte (12) y Borello (10) estuvieron intratables y eso se notó en el tanteador de ese primer cuarto que terminaba 27-9 con 16 puntos de diferencia.
La brecha grande estaría sobre todo en ese primer cuarto, pero después Unión supo estirar y manejar el margen. Sólo en un momento esbozó una remontada la visita, cuando ajustó algunas piezas en defensa (importantes Poletti y Gudiño) para ponerse a 12 (marcador 32-20). Pero volvieron a aparecer en el goleo Paz Duarte (9) y Borello (5) para que el sanguillermino termine ganancioso 44-24, sacando 20 de ventaja.
En el tercero San Jorge perdió a Pagani por su quinta falta y todavía le costó más. La diferencia llegó a ser de 30 y el sanguillermino la manejó a voluntad. Cardani (5) y Borello (9) fueron los máximos del cuarto. En esos 10 cronometrados en San Jorge nadie marcó más de 3 puntos. Una anemia fatal para un equipo que extrañó horrores a Cerutti y sobre todo con un Macagno apagado (5 puntos). El cuarto terminó 63-41 (22 puntos la diferencia).
En el último cuarto sólo restaba saber cual iba a ser la diferencia final. En esos 10’ se destacó Cristian Villarreal, que metió dos bombas de tres y un doble (sumó 8). Paz Duarte terminó la noche con 28 puntos (3 triples), mientras que “el Rafita” Borello (3 triples) concluyó con 24 en una gran jornada de los dos. No hicieron falta los puntos de Pistochini y Baeza (marcaron 2 puntos cada uno).
La distancia llegó a ser nuevamente de 30 puntos y entonces Unión aprovechó para meter los pibes. Todos los integrantes del plantel jugaron. El quinteto de cierre terminó siendo: Manuel Riberi, Exequiel Villareal, Jeremías Ordoñez, Gustavo Calorio y Horacio Cardani. Se produjeron los debuts de Ordoñez y Villarreal, que “sufrieron” el bautismo de fuego con la famosa “maquinita” que dejó huellas en sus cabezas, donde se mezclaban mechones de largos cabellos con franjas de “rapadas” al ras. En San Jorge destacar los dos triples de Marquitos Juncos (6 en ese cuarto). El tanteador final fue de 82-59, demostrando que Unión ganó sin despeinarse. Los que sí deberán peinarse –seguramente afeitarse- serán los pibes que anoche debutaron con una importante victoria que le permite a Unión seguir de cerca al puntero Nueve de Morteros.

Comentarios