SIGUE IMPARABLE

 Superó otro escollo. La “T” consiguió un triunfo en el que sentó supremacía sobre su rival.

Talleres, cómodo líder de la Zona 2 en el Federal A, afronta cada fecha el desafío de demostrar que es el principal candidato al ascenso. Y no tiene prerrogativas: las exigencias de sus hinchas le demandan que arrolle a sus rivales y “desfile” hacia la Primera B Nacional.

Un ejemplo de esa realidad lo marcó anoche el aplausómetro, cuando la voz del estadio dio la formación. Claro que hubo respaldo hacia los jugadores (los más aplaudidos fueron Ezequiel Barrionuevo y Aldo Araujo), pero cuando llegó el turno del DT Frank Kudelka, una penetrante silbatina hizo chillar los oídos. Con esa presión juega Talleres ante equipos que afrontan partidos históricos y jugadores con oportunidades casi únicas de mostrarse.

A Independiente de Chivilcoy el entusiasmo le duró cinco minutos. Había tenido la iniciativa en el inicio, pero fue rival hasta que llegó el 1-0. Santiago Raymonda le pegó desde fuera del área y, luego del increíble rebote del arquero Ivanoff, Javier Velázquez la mandó adentro.

Ahí comenzaron a verse las diferencias entre un plantel profesional y otro que, por ejemplo, tiene un cuerpo técnico ad honorem.

Aunque la “T” era superior, no lograba traducirlo en el marcador. A los 33 casi aumenta con un buen intento de Piergiacomi que sacó Ivanoff, y enseguida llegó el penal a Velázquez, que convirtió Barrionuevo.

En el complemento estaba latente la posibilidad de que aparezca alguno de los talentos albiazules y llegue otro gol. Y no fue uno, fueron varios. A los 15, una gran jugada colectiva llegó a Barrionuevo, que metió un pase bárbaro para Ivo Chaves. Este llegó hasta el fondo y buscó a Velázquez: el “9” metió el 3-0.

Ahí reaccionó Independiente, que se adelantó, pero quedaba expuesto para las contras. Llegó el descuento de Fernandes Francou, aunque faltaba más. A los 39, Beraldi abrió para Benítez, que tocó a Araujo y este, a Barrionuevo. “El Indio” definió por encima del arquero y Strahman la empujó al lado de la línea.

La goleada 4-1 desató otra fiesta albiazul en el Kempes. Así, Talleres ratificó que es el candidato.

Comentarios