CASTRILLI Y SUS DESILUSIONES CUANDO ESTUVO EN EL MÁXIMO NIVEL Y SU HISTORIA DE ODIO Y AMOR CON PASSARELLA

Castrilli fue tajante como cuando arbitraba, en Instagran Live, con Emiliano Nunia en Super Deportivo Radio y no se guardó nada. Primero arremetió contra la actual dirigencia del fútbol argentino "Estamos viviendo la crisis post Grondona. "¿Cómo me sentiría como arbitro en esta actualidad? El contexto actual es totalmente negativo para imaginarme estar inmerso en semejante porquería. No me interesaría estar en un lugar donde la corrupción esta al alcancé de la mano.  Se mostró desilusionado cuando un árbitro lo invitó a tomar Wisky con el presidente de la Concacaf y contó su historia de odio y amor con Passarella que terminó con una invitación del "Kaiser" en el Mundial 98.


El hombre del rostro imperturbable dirigía atravesado por las emociones. " El miedo es algo que te acompaña siempre. Yo tuve una ventaja: me formé en el fútbol del interior. Ahí uno convive con una seguridad precaria y, a veces, inexistente, en el interior profundo, en campos sin alambrado, sin policía. A fines de los 70 y a principios de los 80. Entonces, cuando uno llega a Primera, y sale a estadios seguros como los de Boca o los de River, otros son los miedos con los que uno convive. Con el miedo escénico, con el miedo al papelón. Y, en el momento de la verdad, hay que saber sobreponerse", destaca Javier Castrilli  que enseguida apunta y saca tarjetas rojas...

Ante la consulta, si le hubiera tocado ser parte de esta actualidad del fútbol argentino, como juez, Castrilli rápidamente marcó la cancha. "Yo creo que jamás habremos de encontrar una persona como Julio Grondona. Mas allá de las diferencias que tuvimos con él, pero no se puede obviar la trascendencia, impronta y los logros. que tuvo Grondona en el fútbol argentino, sudamericano y en el mundo. Por eso, es muy difícil que el fútbol mundial vuelva a tener una figura como Julio Grondona, al menos por muchos año. Y saben ustedes ¿Dónde está la prueba? en el momento de ingobernabilidad que sufre el fútbol argentino, a través de sus actuales autoridades, que también tiene que ver con la falta de alternancia de poder. Grondona estuvo 35 años y eso le hizo mucho daño. Estamos viviendo la crisis post Grondona. La incapacidad que demuestran algunos dirigentes con sus decisiones no hace otra cosa que demostrar la falta de capacidad para conducir que tienen los dirigentes actuales. A diferencia de mi época, ahora parece salvarse quien pueda. En esta cultura del amiguismo, se sostienen por intermedio de las relaciones que pueden llevar adelante con los diferentes dirigentes. El contexto actual es totalmente negativo para imaginarme estar inmerso en semejante porquería. No me interesaría estar en un lugar donde la corrupción esta al alcancé de la mano. Lógicamente que lo combatiría como lo hice en diferentes situaciones o como cuando me tuve que ir del fútbol argentino. Por ejemplo, si yo hoy me tendría que sentar con Torviginno, le tendría que decir que esto no es así  y que le está causando un daño enorme al fútbol argentino y que en algún punto puede ser irreparable",tiró.

En otro tramo de la entrevista, recordó algunos sucesos que lo obligaron a replantearse sus momentos en el referato, en el máximo nivel. Como por ejemplo, un hecho puntual en una Copa Confederación en Arabia Saudita. "Recuerdo que un árbitro de Centroamérica, el cual habíamos compartido muchos momentos en el arbitraje y teníamos mucha afinidad, luego de una cena me agarra y me invita a ir a tomar Wisky. Yo le contesto ¿Cómo Wisky? estamos en Arabia Saudita, esta prohibido acá eso, y me dice, pero no, vamos la habitación de Jack Worner (Presidente de la CONCACAF), a lo que me negué rotundamente, aunque pareciera una situación pintoresca.  Yo pensaba, un árbitro y que vaya a tomar wisky con el Presidente, es como que yo me hubiera juntado con Grondona o Nicolás Leoz a tomar Wisky. Me llamó poderosamente la atención. Después cuando lo ví arbitrar, entendí muchas cosas y sinceramente cuando terminó el partido celebré que haya terminado, porque no terminó en escándalo. Esas cosas te hacen ruido, porque no solamente en Argentina llegan árbitros como Merlos a ser árbitro internacional producto de sus relaciones y amistades. Después vos ves los "pingos" en la cancha y te das cuenta por como llegó a ese lugar. Claro, tomando Wisky como con el Presidente de la Concacaf. Con esto no quiero decir que Merlos tome Wisky con Tapia, pero.... Me paso que participar en una instancia mundial como árbitro ya no era motivo de orgullo cuando te encontrabas con estas situaciones ", sentenció.

En la parte final, recordó una historia de odio y amor con Daniel Pasarella, después de aquel  día que el propio Castrilli expulsó 4 jugadores de River en el duelo decisivo con Newell´s. "En el Mundial 98 cuando Argentina eliminó a Inglaterra yo había quedado eliminado de la posibilidad de seguir arbitrando. Es ahí, cuando Daniel Pasarella tuvo un gesto que siempre lo destaco al invitarme para ir a ver el partido. Me llamó por teléfono exigiéndome "Venga a ver el partido con nosotros. Es parte de nuestra delegación a partir de ahora". Yo le contesté que no quería nada de la AFA y el me retruca. "Es el cuerpo técnico de la Selección que desea que esté con nosotros". La invitación era para estar en Marsella por el partido de cuartos de final con Holanda. Recuerdo que lo ví, en la platea, con su esposa y su hijo. Años antes, en ese partido River- Newells que te mencionaba me había dicho de todo. Ese día Newell´s ganó 5-0 y yo le expulsé 3 jugadores a River en el primer tiempo y en el segundo tiempo al "Pipa" Higuain (padre) y River tuvo que jugar ese partido final con 4 jugadores menos. Passarella me  esperó cuando terminó el primer tiempo y me dijo de todo. "Desde hijo de mil puta, la concha de tu madre, te voy a matar...", cerró.

 ENTREVISTA:

Comentarios